Bretaña


Buscar tickets
<->

Generalidades

Bretaña es un soplo de aire fresco. Ubicada en la península del noroeste de Francia, ostenta una combinación inigualable de eterna costa, un patrimonio celta fascinante y una campiña casi virgen. Bretaña es para disfrutar de la vida y percibirá esta característica a medida que recorre la región. El ritmo de vida es relajado, ideal para saborear la vida. La cultura bretona incluye de una identidad lingüística compartida entre el francés y bretón, hasta música y bailes tradicionales. La fuerte identidad cultural que los caracteriza convierte los bretones en un pueblo apasionado y acogedor. Los locales utilizan este espíritu único para ser Breizh, que significa Bretaña en bretón. “Ser Breizh” es la constante invitación a conocer la verdadera Bretaña y sus maravillas; una invitación a inspirarse y transformarse a partir de la energía de Bretaña. La diversa y rica cultura de siglos ha sido heredada y desarrollada por las nuevas generaciones. ¿Con qué resultado? Un lugar que le resultará difícil de olvidar. ¿Qué espera? ¡Sea Breizh!

Se puede llegar fácilmente a Bretaña con el TGV desde París, que llega tanto a Rennes como a Nantes (2h de viaje).

www.brittanytourism.com | www.fans-of-brittany.com

Saint-Malo Saint-Malo > Rennes > Vannes Vannes > Quimper


Saint-Malo

Comience el recorrido de Bretaña en Saint-Malo (2h59 de París) para tomar contacto con el renovador aire de mar. Pasee por las calles adoquinadas de la ciudad antigua de Saint-Malo y admire las magníficas casas e imponentes fortificaciones, testimonio de fascinante pasado marino de Saint-Malo. Una visita a las rampas le permitirá admirar las vistas del océano y seguramente querrá hacerlo durante la marea alta, lo que se considera uno de los espectáculos más maravillosos de Europa. ¡Y observará Bretaña en todo su esplendor!

Nuestro consejo: No olvide anclar en la tienda de Olivier Roellinger, un gran cocinero y viajero y luego visite la tienda de quesos del Maître Bordier para saborear su famosa mantequilla de algas marinas.

Saint-Malo > Rennes > Vannes

Tome el tren hacia Rennes, la ciudad capital de Bretaña (52 minutos de viaje). Piérdase en las callejuelas adornadas con casas de madera distribuidas azarosamente u observe el mundo pasar desde un café con vista a la magnífica Place de l’Opéra. Los sábados, Rennes organiza uno de los mercados más grandes de Francia, y asegúrese de tomar una visita guiada del edificio del Parlamento, que ha tenido un rol fundamental en la historia de Bretaña. Muy cerca del centro histórico se encuentra el núcleo cultural Les Champs Libres, un claro ejemplo de arquitectura característica y moderna. Luego de un día ajetreado, podrá relajarse en el pacífico y hermoso parque Jardin du Thabor.

El tercer día, tome el tren de la mañana hacia la ciudad fortaleza de Vannes (56 minutos de viaje) ubicada en el Golfo Morbihan. En bretón, Morbihan significa “pequeño mar”, aunque el nombre que mejor le sentaría a este golfo repleto de islas sería “pequeño paraíso”.

Para que esta experiencia sea realmente inolvidable, tome un crucero, deténgase en las islas Gavrinis para visitar el monolito del neolítico o en la Ile aux Moines para pasear por las calles de este florido y pequeño puerto. En el puerto de Vannes, no olvide probar Crêpes o mariscos en el À l´Aise Breizh Café, donde el chef ha desarrollado versiones modernas de los típicos platos tradicionales bretones.

Nuestro consejo: Para quienes deseen visitar la colección más grande de megalitos (monumentos de piedra de la prehistoria) del mundo, pueden tomar el tren a Auray y luego un bus de la SNCF hasta Carnac, en un viaje total de 1h.

Vannes > Quimper

Temprano por la mañana, tome el TGV a Quimper (1h de viaje) donde la cultura bretona toma la forma más animada y visite la catedral Saint-Corentin, uno de los mayores triunfos del arte gótico. Si quiere comprar regalos, cruce el río y visite la fábrica de artículos de barro HB Henriot y compre bols y platos, decorados con artísticas pinturas a mano.

Fest-noz

En Bretaña amamos las tradiciones. Tal vez sean las raíces celtas de la región, pero la fiesta bretona siempre es animada y prueba de ello son los multitudinarios festivales. Los festivales musicales atraen prestigiosos actos como Vieilles Chaarrues en Carhaix Plouguer (a 2h33 de viaje desde Rennes) y La Route du Rock en Saint-Malo, además de los maravillos festivales gastronómicos que se desarrollan en toda la región. Pero si quiere probar la verdadera Bretaña, busque un fest-noz, un festival tradicional donde los locales de todas las edades se reúnen para comer, beber, bailar y estar felices, ¡estilo bretón!

Gastronomía bretona

La cocina de Bretaña es algo que también la diferencia del resto de Francia. Esta región es la cuna del panqueque. Los galettes son panqueques salados mientras que los crêpes son los dulces, y luego, claro, ¡los mariscos! Los mariscos siempre acompañan los platos fuertes con la pesca del día, que puede disfrutarse mirando los barcos que llegan al puerto. Y para los que prefieren lo dulce, no se pierda la crema de caramelo con manteca salada o la sabrosísima kouign amann. Y para acompañar, asegúrese de contar con suficiente sidra artesanal o cervezas locales.

Rutas populars


Rennes Vannes 00:56 AR$ 16
St Malo Rennes 00:46 AR$ 11
Rennes Quimper 02:03 AR$ 28
Vannes Quimper 01:01 AR$ 16

Las mejores ciudades en Bretaña